La Bioenergética

Por Carmen Risueño Izquierdo 
Enfermera. Terapia Gestalt. Análisis transaccional.
Eneagrama de la personalidad.
Reflexología podal
Maestra Reiki-Usui 

 

La llamada medicina Bioenergètica presupone una capacidad de “compensación”, “regulación” y  “reacción” en el paciente (que busca paz ).

Se debe hacer al paciente capaz de regular su energía para que la terapia pueda lograr su efecto curativo.

El éxito de esto será dirigir la terapia a estabilizar la “estructura”energética, recuperando la capacidad de compensación, regulación y reacción del organismo. Solo se hará desde el miedo o, desde el amor. El amor es una energía que, cuando “roza”, se conoce y se reconoce, se experimenta cómo altamente curativa.

El objetivo es la “recuperación” de las fuerzas “autocurativas” del paciente, capacidad de autorregulación del cuerpo. Homeostásis

Diferencias entre enfermedades “funcionales” y enfermedades “orgánicas”:

*Funcional es aquello que al perturbarse afecta puramente al sistema de conducción de estímulos, p.ej. si un paciente nos llega con arritmias (alteración del pulso cardiaco). Entra en juego y bastante el fondo emocional del individuo

*Orgánico es aquello que a causa de una falta de provisiones (oxígeno y otros nutrientes) en el músculo cardíaco, p.ej. puede que en un vaso coronario haya un “trombo” haciendo que el músculo cardiaco degenere y se origina la enfermedad orgánica ( del órgano).

Las enfermedades funcionales transcurren sólo en un nivel energético, mientras que las orgánicas lo hacen también a nivel material-corporal.

Funcionales y energéticas vienen a ser lo mismo. Las enfermedades energéticas preceden a las orgánicas, si aquella energía dañada, alterada, disminuida, exacerbada… no se reajusta ni se reorganiza correctamente.

Se diferencia de los ttos “alopáticos” porque aquí la primera causa que conoce el paciente no es siempre la causa “verdadera”, lo que causó la evolución de la enfermedad. Habrá que dilucidar qué factor perturbador es el más “terapéutico”. De este modo no confundiremos desencadenante con causante.

La perturbación energética puede causar “los síntomas”. Cuánta energía?, cómo es?, cómo está repartida?, donde se altera?, dónde es insuficiente y dónde es excesiva?…Contemplar todo esto podrá ser sumamente eficaz, a la hora de que se origines mejoras o incluso estado reales de salud.

Los Métodos de diagnóstico y curación son diversos….:

– los 5 elementos de la medicina tradicional china.

– kinesiología.

– reflexolgía podal.

– reflexología manual.

– auriculoterapia.

– técnicas psicoterápicas: gestalt, rogers, análisis transaccional, p.n.l, focusyng, energy-focusyng

– técnica ortomolecular.

– oscilaciones del “pulso” del Dr. Nogier.

-las esencias florales, varios grupos y sistemas: proceden del vehículo vivo que sustenta el patrón de la conciencia y también lo amplifican.

– homeopatia.

– fitoterapia.

– fotografías con Kamara Kirlian.

– shiatsu.

– acupuntura .

– radiestesia. quántica

– electroterapia. Y  radiónica. Moraterapia…. Biorresonancia…

Y un largo, largo y riguroso etc

Los síntomas no son la enfermedad”, no perdamos esto de vista

En las enfermedades crónicas, no se deben suprimir síntomas, pues pueden tener graves consecuencias, es la desconexión de la “señal de alarma” dejando que la verdadera causa continúe actuando sin dificultad hasta desarrollar la “enfermedad crónica”.

 

La “célula” muere cuando su mecanismo de autodestrucción “es activado”, ó si no, recibe señales portadoras de vida de sus células vecinas. La ley primigenia de la vida dice que las células defectuosas deben morir para dar lugar a una vida sana.

Lo mismo pasa con la consciencia, si algo se percibe como defectuoso y no válido en nuestra vida, morirá.

La Biocibernética es la ciencia que estudia los procesos de control de la información en el ser vivo. Vamos teniendo la noción de red de circuitos integrados en un sistema energético vital (principios de la terapia neural).

Un “ruido” o campo interferente (cicatrices, amalgamas dentales,…) en cualquier parte del organismo puede afectar la regulación global del sistema biológico, de ahí que “el todo está en la parte” y la parte es un reflejo del conjunto. Los códigos de frecuencias correspondientes a diferentes funciones y localizaciones en el organismo, nos permiten tratar la enfermedad como “una desviación de la oscilación normal” de un órgano ó sistema, que se medirá y se tratará con “estímulos electromagnéticos pulsados”. Pablo Nogier descubridor y profesor de estos conocimientos cuyas enseñanzas permiten interpretar la vida como un sistema de información, y la enfermedad como un ruido que se ha introducido en dicho sistema (bases en las elaboraciones y tratamientos de las Esencias Áureas). La continuidad funcional en el organismo es constatada por “la psicoinmunología” ó integración de varios sistemas. Muy importante es la MODULACIÓN de ENERGÍA en el organismo HUMANO.

Los niveles de ENERGÍA son niveles de CONCIENCIA, cierto es que los entramados de ENERGÍA van formando campos de expresión de la única realidad: LA CONCIENCIA. La medicina alopática estudia la “conciencia material” en el cuerpo físico, se nos observa y trata por “partes”, cuanto más y mejor estemos de “integrados”, más saludables y felices nos hallaremos; las llamadas medicinas energéticas (p.ej. entre otras las esencias florales,…) su campo de energía es adquisición de “conciencia electromagnética”; las ramas que estudian dentro de la psicología harán “conciencia emocional y mental”; y la religión (antes) se encargaba de la “conciencia transpersonal”. La conciencia conduce a la “relación”, dando forma a un universo, universo que evoluciona hacia la unión. La unión con uno mismo en el hombre es alcanzar conciencia de SI.

La conciencia grupal la forma EL ALMA que se manifiesta en “servicio y hermandad”. Toda vida es la expresión de un campo unificado de conciencia.

Es útil el separar, para más tarde unificar: integrar

No dejemos al paciente roto en partes, no lo tratemos a porciones

Pues, El UNIVERSO: está HECHO de UNA VEZ.

 

 

En medicina convencional-mecanicista, es tratado el organismo de cada persona en porciones, solo la porción que “aparenta” estar con enfermedad, el resto del organismo sin duda que también está presente en lo que afecta al individuo, dado a que este se compone de UN TODO, somos seres completos o, con el ánimo de completarnos, cuanto más nos separen, más lejos estamos de la integración, de la cura y de la salud vital

 

Anuncios